mi nunca jamás

Archivos

  • Categorías

  • Amigos

  • Crecen conmigo...
    • Aitana
    • Alba
    • Alberto
    • Aldonza
    • Alex
    • Anacé y Ale
    • Dani
    • Diego y Victoria
    • Emma
    • ER y Emanuel
    • Francisco
    • Ian
    • Ian A.
    • Ignacio
    • Inés
    • Ivan
    • Laia
    • Laia F.
    • Manuel
    • Martina
    • Mikel
    • Nikita
    • Sebastián
    • Valeria
  • Buscars

    Save our 
blog

    Diciembre de 2008

    2008

    31 de Diciembre de 2008 en La vida de Leo

    Se acabó. Hoy es nochevieja, lo cual significa que el año toca a su fin. Un año que será recordado en la historia como el de la crisis, en el que un afroamericano se convirtió en presidente de los Estados Unidos o en el que España ganó su segunda Eurocopa después de… uf, un montón de años! Sin embargo para mí el 2008 supone mucho más, porque es el año que me vio nacer. Por eso sé que mis papás lo van a recordar con especial cariño. Yo no, porque aún no “fabrico” recuerdos, pero para eso está este blog, para que cuando sea más grande pueda leer todo lo que pasó desde aquél caluroso 23 de julio en el que vine a este mundo: la emoción de conocernos, el miedo de los primeros días, los besos, las sonrisas, el descubrimiento de lo que me rodea, los llantos, mis progresos… Todo, absolutamente todo, está recogido aquí y, bueno, en las seis cintas de vídeo y las más de 1.500 fotos que ya tengo!

    Seguramente esta noche cuando den las doce estaré dormidito y no me enteraré del cambio de año. Mamá me ha explicado que es tradición tomarse 12 uvas, una con cada campanada, para tener suerte en el año que entra. Y me ha dicho que este año se va a tomar 24 para que yo también tenga mucha suerte, aunque para eso va a tener que empezar en los cuartos porque si no no le va a dar tiempo! Además tendrá que coger las uvas más pequeñitas, que no quiero yo que se atragante y al final empecemos el año en urgencias…También me ha dicho que hay que pedir un deseo, pero el mío no os lo voy a contar porque entonces no se cumpliría… que soy chico, pero no tonto! Sin embargo sí os contaré lo que deseo para todos los que me leéis:

    Que el año que entra disfrutéis de la vida y de sus buenos momentos, que son pocos. Que los malos pasen rápido y nos ayuden a ser más fuertes. Que viváis rodeados de la gente que os hace feliz y que os llenen de besos de caramelo y abrazos de chocolate para que cada día sea más dulce que el anterior. Que las sorpresas que recibáis sean para sonreír y como no… salud!!!

    Soy Leo, he nacido en 2008 y te deseo…

    ¡¡¡ FELIZ AÑO NUEVO !!!

     

    Feliz 2009

    Inocente, inocente

    29 de Diciembre de 2008 en La vida de Leo

    Dormir toda la noche del tirón… yo??? Esperad, que aún me estoy riendo, jajajajaja. Que era broma!!! O acaso pensabais que los polvitos eran mágicos? Pues no, me desperté como todas las noches, tropecientas mil veces. Eso sí, la primera un poco más tarde de lo habitual, pero nada más. Es que mi mamá me dijo que ayer era el día de los inocentes y que es tradición que ese día se gasten bromas, así que yo no iba a ser menos. Mi tito Alfonso enseguida lo descubrió y por eso escribió el comentario en el post. Qué listo es. Pero bueno, poquito a poquito digo yo que algún día lo conseguiré. De momento esta noche ya me he despertado un par de veces menos, quizás porque ayer me tomé toda la papilla. Sí, sí, toda! Parezco un niño grande con mi cuchara. Y no ensucié casi nada el babero, eh? Todo para mí!

    Ea, pues hoy no me enrollo más. Ya os iré contando cómo va mi progresión con el tema de la papilla. De momento os dejo una foto en la que se demuestra que, con el estómago lleno, es más fácil ser feliz.

    Otra de guapo

    P.D. Enhorabuena a papá por sacarme estas fotos tan chulas en las que salgo taaaaaaaaaaaaaan guapo!!!

    Mi primera papilla

    28 de Diciembre de 2008 en La vida de Leo

    Como ya os puse en un post anterior, ya iba tocando introducir nuevos alimentos en mi dieta. Había que empezar sólo con unos cuantos cereales, que encima son sin gluten, pero oye, algo es algo. Estad vosotros cinco meses comiendo lo mismo y que os den un trocito de pan, ya veréis como os resulta el más exquisito manjar! Así que nada, el viernes mi mamá se fue a la farmacia y lo compró todo: la leche, los cereales y hasta una cuchara de silicona para no hacerme daño en mis encías melladas. Por la noche todo preparado, papá con la cámara, yo sentado en mi hamaquita y mamá con la papilla que viene para el salón cuando al dejarla en la mesa para ponerme mi babero especial de Navidad… hala, enterita se le cayó!!! Ella se puso a reír y mi papá, que se tiró todo el día diciéndome que me iban a dar mi comidica nueva, se quedó todo chafado porque mamá dijo que eso era una señal de que ese día no era el indicado para empezar con la papilla. Mirad el desastre que se formó:

    Papilla: Toma 1

    Pero ayer por la noche ya no había excusa, y ya con menos prisas, por fin probé la papilla!!! Y sabéis que? Que me gustó un montón!!! Apenas puse caras raras, ni lloré, ni hice pedorretas (dice mi mamá que así salpica papilla hasta las paredes, jeje, algún día lo probaré), ni nada de nada. La única dificultad que tuvimos fue porque no puedo parar de meterme las manos en la boca y claro, me puse perdido. Pero poquito a poco me comí la mitad de lo que mamá había preparado (Nota para mamá: un poquito espesa, eh? A ver si la siguiente la haces más líquida…). Total, que me porté como un niño grande y mis papás tan contentos conmigo. Luego, claro está, me enganché a mi teti antes de dormir, eso es sagrado. Aunque más que nada fue porque la masa esa en mi estómago me dio una sed… Pero esperad que aún queda lo mejor: ¡¡¡ he dormido toda la noche del tirón !!! Mamá está que no se lo cree, pero sí, esos cereales han obrado el milagro. Así que esta noche, más. Y para todos vosotros, el vídeo de mi primera vez… con la papilla!

    Feliz Navidad

    24 de Diciembre de 2008 en La vida de Leo

    Estas son mis primeras Navidades, pero ya me estoy acostumbrando a las luces, los adornos, las compras… Mamá me ha explicado que en estas fechas, además, la gente se suele mandar tarjetas de felicitación y me propuso hacer una para enviarla a nuestra familia y amigos. Pero yo como soy un bebé del siglo XXI le dije: mami, por qué no lo hacemos a través del blog? Porque ten en cuenta que hay mucha gente que nos lee y a la que nosotros no conocemos, ellos también se merecen que les felicitemos, no? Ella no me lo dijo, pero yo sé lo que pensó: pero qué listo es mi nene! Dicho y hecho. Yo he tenido muchísima suerte, porque he nacido en una familia que me quiere mucho y en la que sé que no me va a faltar de nada, menos aún en estas fechas. Pero hay otros niños que no son tan afortunados, y por eso es a ellos, especialmente, a los que quiero dedicar mi primera felicitación:

    A todos los NIÑOS del MUNDO que sufren ABUSOS y MALOS TRATOS, a los que están SOLOS, a los que pasan HAMBRE, a los que padecen ENFERMEDADES, a los que son PRIVADOS DE SU INFANCIA … nunca perdáis la esperanza de lograr un mundo mejor, porque el futuro… ES NUESTRO

    A ellos, y a todos los que me acompañáis cada día en mi aventura de vivir, os deseo…

    FELIZ NAVIDAD

    Feliz Navidad

    Cinco lobitos

    23 de Diciembre de 2008 en La vida de Leo

    Que sí, que sí, que hoy cumplo la manita: 5 meses!!! Pero qué grande que soy ya, verdad? Mamá dice que el tiempo pasa demasiado deprisa, que parece que fue ayer cuando me acurrucaba entre sus brazos por primera vez, tan frágil e indefenso. Y mírame ahora, que ya casi me quedo sentado solito e intento gatear y todo cuando estoy boca abajo. Yo la entiendo, la pobre, tanto tiempo dependiendo de ella para todo, desde que era un garbancito en su barriga, y ahora cada vez soy más independiente. C´est la vie… Dentro de poco incluso tampoco la necesitaré para comer, aunque con lo que me gusta a mi la teti… no sé, no sé. El caso es que de aquí a un par de semanas está prevista una pequeña revolución en mi dieta. Empezaremos con una papilla de cereales por la noche. Tendrá que ser con cuchara, porque el bibi ni en pintura. Así que imaginaos la aventura (prometo vídeos). Y a los cinco meses y medio, la fruta. Veremos a ver cómo voy tolerando estos nuevos alimentos y cómo afectan a mi salud.

    Por cierto, que ayer fue el día mundial de la salud: seguimos siendo pobres. Menuda novedad, eh? Y eso que mi mamá me hizo darle un beso y todo a mi décimo antes de empezar el sorteo para que nos diera suerte. Yo lo llené de babas, babas de la suerte claro está, pero ni por esas. Ni la pedrea nos ha tocado… Menos mal que yo me encargo de darles alegrías a mis papás. Ayer casi se tronchan conmigo porque me puse a reír a carcajada limpia mientras veía un Baby Einstein nuevo, jajaja, es que esas marionetas me pueden! Lo malo es que les ha pillado fuera de juego. La cámara de vídeo no tenía cinta y la de fotos se la había dejado mamá en casa de mi abuelo, así que se han quedado con las ganas de inmortalizar el momento. Yo les digo que no se preocupen, que, afortunadamente, me quedan muuuuuuuuuuchas risas por echarme.

    Bueno, pues que podéis felicitarme mi cumplemeses, no os cortéis, eh? Y a cambio yo os dejo una foto en la que estoy guapo, guapo. Sed buenos!

    Guapo


    Deberes

    18 de Diciembre de 2008 en La vida de Leo

    Increíble. Todavía no he cumplido los cinco meses y mi mamá ya me ha puesto deberes!!!! Es que tantos días encerrados en casa por culpa del mal tiempo hay que ocuparlos en algo, y a ella no se le ha ocurrido otra cosa mejor. La que me espera cuando vaya al cole, uf. Pues nada, que me ha dicho que tengo que hacer una lista de las diez cosas que más me gustan. Y yo, como soy muy obediente, la he hecho. Me ha costado un poquito, pero al final he logrado decidirme. Os pongo el resultado, van numeradas pero no por orden de importancia (como los diez mandamientos, jejeje).

    1. Chuparlo todo. Y cuando digo todo, es TODO. No importa tamaño, textura, color o forma, lo que cae en mis manos tiene siempre el mismo destino: mi boca. Desde un calcetín hasta el mando de la tele, pasando por mis juguetes o el móvil de mamá. A veces me emociono y de chupar paso directamente a morder, que parezco un agüelillo ahí con las encías na más…

    2. Mirar el armario de la habitación de mis padres. Cuando estoy tumbado en la cama y abren la puerta… tachán! Qué de cosas hay ahí dentro! Mi mamá dice que el día que me porte muy pero que muy bien, como premio, me va a llevar a ver los armarios que hay en la casa de mi abuelo. Dice que es el paraíso de los chismes y que me va a tener entretenido horas!

    3. Las marionetas del Baby Einstein. ¡¡¡ ME CHIFLAAAAAAAN !!! Me echo unas risas con ellas… sobre todo con una que sale en el Baby Santa comiéndose una galleta de jengibre, jajaja, me parto! Bueno, y también cuando suena la musiquilla de Disney al empezar cada DVD o cuando sale el gusanillo y el nene de los pelos de pincho del principio, me cambia la cara. De estar todo serio en mi hamaquita se me pone una sonrisa de oreja a oreja. Ay, qué haríamos nosotros sin mi Baby Einstein…

    4. Quitarme los pantalones. Eso ya lo comenté en otro post, cuando me pongo muy chinche, a la alfombra y pantalones fuera. Lo malo es que no es tiempo de estar sin mucha ropa, aunque mi mamá me pone justo delante un calefactor para que no me dé frío. Cada vez que lo enchufa dice: ay que ver con el niño, verás este mes la sevillana. Y yo pienso, uy, una señora de Sevilla que va a venir la jodía a ponerme los pantalones, será posible?

    5. La calle. De día o de noche, haga frío o calor, lo mío es estar de puertas para afuera. Debe ser por mi afán descubridor, o porque me gusta el jaleillo, el caso es que casi nunca lloro si estoy en la calle. Me gusta ver pasar los coches, el autobús de la Graells, la gente, mirar los árboles y las luces si es de noche. También aprovecho para subir mi ego, porque la gente cuando me ve en mi carrito se asoma y siempre me dicen lo guapo que soy. Pues claro!

    6. Hacer ruidos con la boca. Cada día aprendo uno nuevo y es que estoy ejercitando mis cuerdas vocales para cuando aprenda hablar, que por el bien de todos nosotros, espero que sea cuanto antes. Mis oooooohs y aaaaaahs ya han quedado atrás. Ahora chillo, chillo para “adentro”, doy como besos y hasta hago pedorretas. Uy, eso me encanta, me pongo de babas hasta arriba.

    7. La cortina del salón. La agarro, la miro, le doy vueltas… y así puedo tirarme un buen rato mientras chillo de lo contento que me pongo. Tanto juguete para desarrollar la psicomotricidad, para estimular mis sentidos y al final… me entretengo con una cortina!!!

    8.  Jugar. Pero solo… no! A mí lo que me gusta en realidad es que jueguen conmigo, me da igual cómo. Mi papá lo hace tirándome por los aires o haciéndome pedorretas en la barriga. Mi mamá con mis otros juguetes o cantándome. Y si alguna vez me quedo solito yo juego a quitarme los calcetines (que ya descubrí mis pies!!! ) o a darme la vuelta, que ya le he cogido el truquillo. El único problema es que cuando estoy boca abajo me pongo a llorar porque yo, que soy un inconformista, siempre quiero más, y empiezo a impulsarme con las piernas intentando gatear. Y como no lo consigo, pues me desespero. Mis papás me dicen que aún soy muy pequeño, y yo estoy por darles la razón porque no hay manera de avanzar.

    9. La risa forzada de papá. Cuando mamá quiere hacerme fotos, o sea, toooooodo el tiempo, siempre llama a papá para que me haga reír. Y lo consigue con una risa escandalosa que a mí me hace mucha gracia. Formamos un buen equipo los tres.

    10. La teti de mamá. Yo, que soy muy listo, enseguida reconozco cuando es la hora de comer y en cuanto mamá me pone el babero y me coloca “en posición”… me entra la risilla nerviosa y me tiro a ella como loco! Y por la noche, cuando me despierto y lloro porque quiero volver a dormirme, mamá me da de mamar y caigo otra vez como un bendito…hasta dos horas después que vuelvo a despertarme, jejeje.

    Bueno, pues he acabado la lista de gustos que, como los mandamientos, también se puede resumir en dos: estarás con tus papis y ellos te harán feliz!

    Os había dejado un vídeo, pero como no se ve paso al plan B, una foto. Esta es de una tarde de esas de mucho frío y agua que estuvimos encerrados en casa. Mi papá hizo palomitas, pero a mí no me dejan comer porque soy muy pequeño. Así que yo me dije, a algo habrá que hincarle el diente, no? Pues al bol mismamente…

    Palomitas

    Ya se ve el video!!!!

    Navidad, navidad

    11 de Diciembre de 2008 en La vida de Leo

    …dulce Navidad, la alegría de este día hay que celebrar, hey! Anda que, no diréis que no estoy ambientando este blog, eh? Y es que cada día queda menos para la Navidad y los preparativos para esos días se intensifican. Pues no han plantado mis papás un árbol en medio del salón? Sí, sí, un árbol!!! Este mundo, cada día me sorprende más. Y encima se han puesto como locos a colgarle cositas: luces, bolas, figuritas… Vamos, toda una tentación para un profesional del “agarring” como yo que, cuando me acercan para que lo vea bien, me tiro a ver si engancho algo, que tengo ya un peligro… Como en la foto, ya veis que me hice con un duendecillo, jeje.

    Navidad

    También han sacado muñequitos de un señor gordo vestido de rojo con una barba blanca y un nacimiento pequeñito que a mamá le gusta mucho. Y más luces en la ventana! A mí la verdad es que me entretienen mucho y ahora cuando me pongo chinche, además de quitarme los pantalones, claro, me ponen las luces y yo ahí venga a mirarlas. Oye, y tienen musiquilla y todo. Qué creíais, son unas luces de categoría.

    Pero para no aburriros con el tema de la Navidad, que todavía queda (ya sabéis, hasta San Antón Pascuas son) aprovecho para contaros que ayer me pusieron otra vacuna. Uf, esto es un no parar. Esta vez era la de la meningitis y, aunque suene triste decirlo, mi salud tiene precio: 70 eurazos que cuesta cada dosis. Y son cuatro!!! Esto, unido a las dos dosis que también me ponen de la vacuna del rotavirus a 93 cada una, hace un total de…un dineral!!! Pero todo sea porque no me ponga malito. De momento estoy esquivando los estragos del invierno y aún no he cogido ningún resfriado. Dice mamá que toque madera por si acaso, pero vamos, ni llevando un tronco pegado a la espalda. Seguro que no me libro! Ay, cuando llegará el veranito…

    Está nevando!

    02 de Diciembre de 2008 en La vida de Leo

    Dice el refrán que cuando el grajo vuela bajo hace un frío del carajo. Pues bien, yo no tengo ni idea de lo que es un grajo, de si vuela bajo o no, pero lo que sí sé es… que hace un frío que pela!!! Y por lo visto cuando eso pasa en vez de agua, del cielo cae nieve. Y en esas que estaba yo el otro día jugando en la cama con mamá y entra papá y dice: Está nevando!!! Qué? Cómo? Corriendo me levantaron y me llevaron a la ventana para que descubriera ese nuevo fenómeno meteorológico. He aquí la prueba:

    Viendo la nieve

    Los tejados empezaron a ponerse blancos y los coches de la calle también. Así estuvo un buen rato, aunque luego paró. Mis papás me dijeron que cuando nieve más vamos a hacer en mi terraza un muñequito de nieve y le vamos a poner una nariz de zanahoria. Vamos a ver, no me confundáis, la zanahoria no se come? Como es que funciona también de nariz? El caso es que con estas temperaturas tan bajas pasamos mucho tiempo en el salón de casa, porque ahí mis papás enchufan aparatos varios y se está muy calentito. Aunque yo, la verdad, es que estoy ya un poco harto de esas cuatro paredes. Mi mamá me dice que tenga paciencia, que el invierno no ha hecho nada más que empezar y que así estaremos por lo menos hasta marzo. Queeeeeeee!!!??? Con lo que a mí me gusta la calle… Menos mal que a veces se apiadan de mí y me sacan a dar una vueltecita. Eso sí, antes me visten con más capas que a una cebolla y luego cuando estoy en mi carrito me ponen un plástico por encima, vamos, como un tomate en un invernadero voy (lo digo porque mi abrigo es rojo) . Yo rechisto mucho con tanto preparativo, pero he de reconocer que merece la pena porque luego se va tan agustito… Mi mamá me mira con cara de envidia, porque ella es muy friolera y no lleva plástico. Eso en la calle, pero en casa es todo lo contrario, cuanta menos ropa llevo, mejor. Mis papás han descubierto que, cuando ya estoy muy tontorrón, lo que más me calma, incluso más que el chupe, es que me quiten los pantalones, jeje. Entones me relajo una barbaridad. Hoy, como me siento generoso, os voy a dejar además de la foto un vídeo en el que, aunque no se ve, estaba así, sin pantalones. Y mirad qué feliz estoy chupeteándome las manos.

    mi nunca jamás funciona con WordPress | Iniciar sesión
    Suscríbete a las entradas y a los comentarios.