mi nunca jamás

Archivos

  • Categorías

  • Amigos

  • Crecen conmigo...
    • Aitana
    • Alba
    • Alberto
    • Aldonza
    • Alex
    • Anacé y Ale
    • Dani
    • Diego y Victoria
    • Emma
    • ER y Emanuel
    • Francisco
    • Ian
    • Ian A.
    • Ignacio
    • Inés
    • Ivan
    • Laia
    • Laia F.
    • Manuel
    • Martina
    • Mikel
    • Nikita
    • Sebastián
    • Valeria
  • Buscars

    Save our 
blog

    Noviembre de 2008

    Tres pediatras, tres

    28 de Noviembre de 2008 en La vida de Leo

    Vaya semana que llevo. Entre el lunes y el miércoles me han visto tres pediatras diferentes, uno cada día. Ohú. Es lo que toca cuando cumples los cuatro meses, que hay que pasar la correspondiente ITB (Inspección Técnica de Bebés). El lunes el pediatra privado, el martes la del hospital y el miércoles el de mi centro de salud. Esta última fue la peor de las visitas porque me pusieron las correspondientes vacunas. Menos mal que esta vez “sólo” fueron dos banderillazos… Lloré lo justo, porque había otra bebé en la consulta y no quería que se asustara. Bueno, mi mamá me sujetó fuerte la mano y no se separó de mí ni un instante, eso también ayuda. Está muy orgullosa de mí y dice que soy muy valiente. Os voy a poner las medidas que me tomaron en los tres sitios (os recuerdo que el peso es sin ropa ni pañal!!!). A ver:

    Privado Hospital C. Salud
    Peso (gr) 7.300 7.270 7.320
    Talla (cm) 63.5 63.5 61.5
    Perímetro craneal (cm) 43.5 43.0

    Ya veis que algunas no coinciden, como la de talla, es que me había cortado las uñas de los pies ese día, jeje. Aunque bueno, eso no es del todo importante. Lo mejor es que los tres estuvieron de acuerdo en que no solo tengo un aspecto muy saludable, sino que además lo estoy. Saludable, digo. Vamos, un toro que estoy hecho! Y no solamente por lo físico, también por el carácter. Es que soy un poco borriquillo a veces… Ahora que ya me sé dar la vuelta entera menuda le monto a mamá cada vez que tiene que ponerme el pañal o vestirme, mi papá dice que voy para contorsionista. Y verás tú cuando empiece a gatear, no va a haber quién me pare! Yo ya hago mis intentos y cuando me ponen boca abajo intento impulsarme con las piernas. También me sientan a ver si me quedo solito, pero es que la cabeza todavía me pesa mucho. Jo, es que quieren hacerme grande antes de tiempo! Será para empezar a ganarse la vida a mi costa? Mi mamá dice que me va a comprar una raqueta de tenis para que sea como Nadal y mi papá dice que mejor que sea piloto de motos, que el será mi manager. Yo, la verdad, preferiría dedicarme a otras cosas menos trabajosas, y ya que lo tengo, oye, por qué no lucir mi estupendo palmito y que me paguen por ello? Yo creo que tengo futuro, qué opináis vosotros?

    Leo Playboy

    Otro cumplemeses

    23 de Noviembre de 2008 en La vida de Leo

    Y van cuatro!!! Qué mayor que soy, verdad? Todo el mundo me lo dice cuando me ven, ay qué hermoso y qué grande está este nene! Y, por cierto, me lo dicen como cantando, ¿por qué será? Porque yo, que soy muy observador, cuando escucho a los adultos hablar entre ellos no veo que lo hagan con ese tonillo… En fin, lo que iba diciendo, que hoy cumplo cuatro meses. Qué lejos quedan ya aquellos días en los que estaba dentro de la barriguita de mamá… La verdad es que si ahora me plantearan volver allí me lo pensaría dos veces, porque por muy a gusto que se estuviera, ya empiezo a cogerle el gusto a este mundo. Y es que aquí puedo desarrollar al máximo todos mis sentidos. Siempre estoy pendiente de cualquier nuevo sonido a mi alrededor, me encanta mirar las cosas fijamente, descubro nuevos olores cada día, lo toco todo y lo saboreo…¿todo? Jeje, eso todavía no!!! Aunque quizás la cosa empiece a cambiar dentro de poco porque ya se va acercando el momento de introducir nuevos alimentos en mi dieta, como la fruta, mmmmmmm, qué ganitas tengo! Me ha dicho mi mamá que, como todavía no tengo dientes , me la va a triturar y que la que sobre se la dará a mi papá, que a todos nos gusta la fruta pero si nos la dan pelada y partida, mejor. Además me va a comprar un chisme para poder meter trocitos de comida dentro y que yo los chupe sin atragantarme. Se llama alimentador antiahogo. Esta semana tengo revisión en mis pediatras, a ver qué me dicen al respecto! Y ahora la foto. Como ya soy todo un hombrecito de cuatro meses, hoy mi mamá me ha puesto mis primeros pantalones vaqueros, estoy más guapo… Que no te lo crees? Pues mira, mira!

    Cuatro meses

    Positivooooo!!!

    18 de Noviembre de 2008 en La vida de Leo

    Pues seguimos con las efemérides. Porque el 18 de noviembre del año pasado fue el día en que la vida de mis papás comenzó a cambiar para siempre. Hace hoy justo un año. Era domingo, y venían de pasar un fin de semana en Salamanca donde aparte de empaparse de monumentos, pasaron más frío que cazando pingüinos en calzoncillos, bueno, en mi caso sería en pañal. Si es que a quién se le ocurre ir allí en pleno noviembre!!!? Aunque dicen que la visita mereció la pena porque por lo visto es una cuidad muy bonita. Fría, pero bonita. El caso es que mamá ya llevaba unos días de retraso, sería esta vez la buena? Cada vez que pasaban delante de una farmacia les entraba la tentación de comprar un test de embarazo, pero pensaron que lo mejor sería llegar a casa para hacérselo. Como mamá es muy precavida, y por eso vale por dos, ya tenía uno preparado. Así que después de casi seis horas de viaje, con parada para comer en Aranjuez con mis titos Lola y Antonio, y tras una gran cantidad de líquidos ingeridos para asegurarse, mamá hizo pis en el palito. Hay que ver qué cosa tan simple, y qué poco higiénica por otra parte, y qué alegría que puede proporcionar. Esa noche, a pesar de que al día siguiente era lunes y había que trabajar, fue la más feliz de sus vidas porque, por primera vez, éramos tres. Eramos una familia.

    Positivo

    El gordo

    13 de Noviembre de 2008 en La vida de Leo

    Luces en la calle, anuncios de juguetes y colonias en la tele, mantecados, turrón… yo no sabía qué significaba todo este despliegue festivo hasta que mi mamá me lo ha explicado: se acerca la Navidad!!! Por lo visto son unas fechas en las que se hacen regalos, se come mucho, se aguanta a la familia política y se expresan buenos deseos que luego nunca llegan a cumplirse. Por eso dicen los mayores que los que realmente disfrutamos la Navidad somos los niños y yo, que es lo que soy, pienso hacerlo. De momento mis papás me han traído un montón de catálogos porque dicen que tengo que escribirle una carta a tres Reyes Magos pidiéndoles juguetes. Cómo???? Los pides y te los traen así sin más???? Pues yo me apunto! Es una pena que aún no sepa hablar y decirles cuáles quiero, pero como decía en el post de mi santo, ya verás cuando lo haga, se van a ca… y hasta aquí puedo escribir! Mi mamá también me ha contado que aquí la Navidad empieza oficiosamente con un sorteo de lotería que algunos llaman el de la salud, porque siempre te puedes conformar con eso si no te toca. Aunque este no será nuestro caso este año porque…llevamos el gordo!!! El número, ahí más abajo lo veis, el 23708. Os suena de algo? Y si lo separo? 23-7-08… es el día que nací!!! Por eso estamos seguros de que nos va a tocar. Ese décimo es el pan debajo de mi brazo. Me lo ha regalado a mí personalmente mi abuelito Paco, que lo ha encargado a una falla de Valencia que es la que lo tiene abonado todos los años. De momento lo custodian mis papás, aunque menudo sitio han escogido para hacerlo, pegado a la puerta de la nevera con un imán… En fin, que el día 23 de diciembre no me busquéis, porque seguramente estaré ya perdido en algún país exótico disfrutando a pié de chiringuito de unos bibes tropicales, jeje.

    El gordo

    Hoy es mi santo!!!

    10 de Noviembre de 2008 en La vida de Leo

    Reconozcámoslo, Leo no es un nombre demasiado común, pero qué os pensabais, que no iba a tener mi día? Pues sí! Y si no, mirad en vuestro calendario a ver que santo es hoy: San León Magno. Y ahora diréis, ahí sobra una “n”. Pues también! Venga, os lo explico en mi sección de la “Leopedia”. Resulta que Leo no sólo es una forma diminutiva de nombres que empiezan por Leo (Leopoldo, Leocadia, Leonor…), sino que es una variante, de pleno derecho en castellano, de León, afín a la forma latina Leo, y también la forma de este nombre en inglés y en alemán. Además, en el Martyrologium Romanum (el libro oficial de los santos), en su versión latina (que es la oficial) hay unos cuantos santos con el nombre Leo. He dicho. Mis papás se decidieron por el del 10 de noviembre porque es el más importante. Así que, terminadas las explicaciones, celebrémoslo, hoy es mi santo!!! Apuntadlo en el calendario que no se os olvide, eh? Ya me han hecho muchos regalitos. Mis papás un mono que le tiras de las orejas y habla, mi abuelito Paco un Doraemon que es más grande que yo y mis primos Miguel y Alejandro un cubo de peluche con un conejillo. Se puede jugar con todos estos juguetes, aunque yo, básicamente, los chupo. Qué queréis, tengo tres meses y medio. Ya aprenderé a jugar, ya. Y cuando lo haga, para el santo del año que viene ya estaré pidiendo que me regalen un montón de cosas. Tiempo al tiempo! Bueno, os dejo una foto con mis regalos y… espero vuestras felicitaciones!!!

    Santo

    Cazando patos

    07 de Noviembre de 2008 en La vida de Leo

    Eeeeeeeh, que son de mentira! O es que acaso me imagináis escopeta en mano y pegando tiros a mi tierna edad? Pues no, son los patos del musical de mi cuna, que me lo prestó mi primo Alejandro. El caso es que ya me había hartado de verlos girar y girar, qué mareo, así que me he decidido a pasar a la acción. Porque con el descubrimiento casi diario de nuevas  habilidades también necesito nuevos estímulos. Ahora practico el “agarring” que, como su propio nombre indica, consiste en agarrar cosas, desde estos patos al pelo de mamá, pasando por mi propia ropa o incluso el mando a distancia. Mis papás están esperando a que me descubra los pies para que también me entretenga con ellos, que por lo visto además conforme te vas haciendo mayor vas perdiendo capacidad para hacerlo como lo hacemos los bebés. Así que tendré que aprovechar esa flexibilidad mientras dure. Hablando de otras cosillas, ¿sabéis cuánto peso ya? 7.040 gr!!! Casi ná. Y es que hay que ir aumentando las reservas grasas del cuerpo, que con este frío que hace (y más que va ha hacer) lo voy a necesitar. Mis papás me han comprado un saquito para que vaya en el cochecito bien calentito. Ya sabéis que a mí no me gustaba demasiado ir ahí, pero viendo la rasca que hace he tenido que resignarme. Ahora voy todo abrigadito, también con mi gorrito de oso. Y es que el invierno ha llegado pero de verdad. Por eso el otro día, en casa de mi abuelito Paco, mis papás encendieron la chimenea y yo, cual hombre de Atapuerca, descubrí el fuego. Embobado me quedaba mirándolo. Lo que yo os decía, descubro cosas nuevas cada día!

    Y ahora, el vídeo de la cacería. Que conste que ese día estaba la cosa floja, porque hay otros que no se me escapa ni uno!

    Balance

    01 de Noviembre de 2008 en La vida de Leo

    Seguimos con las fechas destacadas. Hoy toca la celebración de mis 100 primeros días de vida, y como cualquier Gobierno que se precie, toca hacer balance de lo bueno y de lo no tan bueno (no lo vamos a llamar malo…) que ha ocurrido en este tiempo. Empecemos por lo segundo, así, para quitárnoslo rápido de en medio. Qué decir de mis gases, que menos mal ya empiezo a controlar, o de lo que me cuesta dormir! Ahora me ha dado por despertarme sobre las 4 o las 5 de la mañana y no poder (o no querer) dormirme otra vez. Al final a mamá le ha tocado levantarse a pasearme para conseguir que me quede sopa otra vez, cosa que no había querido hacer en tres meses, levantarse, digo. Pero es que es la única solución. Eso, o llevarme a amasar pan, que los panaderos a esa hora sí que están bien despiertos. También están mis achaques, poquitos afortunadamente, las vacunas y esos días de “crisis” en los que estoy pa que me estrellen. Pero poco más. Hay muchísimas más cosas buenas. Lo bien que como, por ejemplo. O los progresos que, día a día, voy haciendo. La cabeza ya casi la tengo controlada, mis papás me ponen boca abajo y la mantengo levantada todo el tiempo. Además soy capaz de coger cosas. Soy un monstruo. Y ya me doy la vuelta, como pudisteis comprobar. Me río a carcajadas y estoy pa que me coman, sobre todo cuando mi papá me deleita con su particular “festival del humor”, que claro, como es gaditano…me cuenta hasta chistes y todo. También he aprendido a mantener conversaciones a base de aaaaaaaahs y ooooooooohs, aunque ahora dialogamos en un nuevo idioma: los chillidos gatunos, para troncharse. Y una cosa fantástica, poder mirar a mamá a los ojos mientras me estoy quedando dormido y notar como se derrite mientras yo esbozo una sonrisilla inconsciente con el chupe medio caído. Y volver a mirarla cuando me despierto y volver a sonreír, esta vez intencionadamente, para que empiece a jugar conmigo. Se me olvidaba una cosa: ver cómo me crece el pelo, que a este paso no voy a poder peinarme hasta que vaya al cole! En definitiva, han sido 100 días maravillosos e irrepetibles en los que, sin apenas darnos cuenta, me he convertido en una extraordinaria personita. Bueno, ya veis que la balanza está claramente desequilibrada. Ojalá siga así por muuuuuuuuuuuchos años más!!!!

    Os dejo una foto de lo que mejor sé hacer, reír!

    Jejeje

    mi nunca jamás funciona con WordPress | Iniciar sesión
    Suscríbete a las entradas y a los comentarios.